Sus primeras semanas

No he podido actualizar antes por falta de tiempo y es que el tener un niño te absorbe todo el tiempo que hace unas semanas te sobraba.
De hecho, la actualización va desde el móvil, sentada en el sofá, con la niña enchufada a la teta… Así es como paso la mayor parte del día y, porqué no, de la noche también. Sobre todo últimamente con el calor que hace que lo estoy pasando mal yo, asi que me imagino que ella también.
Estas semanas han sido un poco de adaptación,  para que yo la conozca a ella y ella me conozca a mí. Los primeros días se pasan mal, la falta de sueño, la niña llorando cada dos por tres, teniéndola encima todo el día.
Poco a poco el cansancio se va superando, o mejor dicho, te vas acostumbrando a dormir poco y nunca del tirón.
Ahora el problema qie me viene es el síndrome de la cuna pincho. No hay manera de dejarla en la cuna o en el carrito, a no ser que esté profundamente dormida y aún así es apoyarla y el 90% de las veces se despierta.
Estoy cansada por otro lado de la gente que te dice que la estás acostumbrando a estar en brazos, o a dormir en la cama… Ya me gustaría a mí verles a ellos como lo hacen para poder dejarla en la cuna sin tenerla una hora llorando,  porque así cualquiera, pero yo no puedo. Así que antes de hacer esos comentarios… Piensen un poco en como pueden sentar…
Por el contrario, se te quitan todos los males cuando se te queda mirando fijamente, cuando saca una de sus sonrisitas, aunque sepas q no va dedicada a tí o cuando se relaja simplemente con sentirte cerquita. Eso no lo cambio ni por todas las horas de sueño y de descanso del mundo.
Con esto terminl este post, que mi niña me reclama, hay que cambiar pañal y super papi no esta.

Anuncios

Y llegó el esperado día

Ya estoy de vuelta y sí, al final dí a luz, como todos os imaginareis. Estas casi dos semanas la verdad es que no he tenido tiempo de entrar por aquí, espero que a partir de ahora me pueda poner al día.
Dí a luz un jueves, día 28 a las 22,30h nació mi gordita. Pero vamos por partes.
Empecé el miercoles anterior con contracciones, toda la noche sin pegar ojo ya que las tenía cada 10 minutos mas o menos. En ese momento pensaba que dolía un montón pero más tarde comprobé que aquello no era nada.
A las 8 de la mañana me llevó papi a urgencias antes de irse a trabajar. Estaba de dos centímetros pero como las contracciones no eran constantes me mandaron a casa. Que me diera un baño y me relajara que iba para largo, aún no edtaba de parto.
Después de toda una mañana con más y más contracciones y más y más fuertes volvimos a urgencias sobre las 3 de la tarde, aún pensando que me iban a volver a mandar a casa.
Cuál fue mi sorpresa qie me dijeron que ya estaba de 4cm y que me dejaban ingresada.
En cuanto me ingresaron pedí la epidural porque no aguantaba más los dolores y el rato que tardaron en ponérmela para mí fue eterno. No me hizo efecto en uno de los lados, pero bueno al menos ya no era el mismo dolor que antes.
A las 8 o así me dijeron que ya estaba de 8cm, me rompieron la bolsa y enseguida dilaté los diez.
Un par de horas hasta que bajó la niña y en el paritorio nada más que 15 minutos para sacar a mi gordita, que fue el mayor regalo que me habrían hecho nunca.
Fue una experiencia dolorosa, para que engañar, pero una vez ves la cosita que tienes ya entre tus brazos no hay dolor que no compense con creces aquello.